La diferencia entre culpa y vergüenza

Aunque muchas personas usan las dos palabras “culpa” y “vergüenza” indistintamente, desde un punto de vista psicológico, en realidad se refieren a experiencias diferentes.

La culpa y la vergüenza a veces van de la mano; la misma acción puede dar lugar a sentimientos de vergüenza y culpa, donde el primero refleja lo que estamos sintiendo Nosotros mismos y esto último implica una conciencia de que nuestras acciones han herido alguien más.

En otras palabras, la vergüenza se relaciona con uno mismo; culpa hacia los demás. Creo que es útil preservar esta distinción, aunque las definiciones de diccionario a menudo la difuminan.

Definición de la culpa

un sentido de responsabilidad o remordimiento por una ofensa, crimen, mal, etc., ya sea real o imaginario.

Definición de la vergüenza

el sentimiento doloroso que resulta de la conciencia de algo deshonroso, incorrecto, ridículo, etc.

Según Dictionary.com, la culpa implica la conciencia de haber hecho algo mal; proviene de nuestras acciones (aunque puede ser lo que ocurra en la fantasía). La vergüenza puede resultar de la conciencia de la culpa, pero aparentemente no es lo mismo que la culpa. Es un sentimiento doloroso acerca de cómo nos vemos a los demás (y a nosotros mismos) y no depende necesariamente de si hemos hecho algo. Encuentro esto un poco confuso, pero un ejemplo podría ayudar.

Una vez dije algo hiriente en una cena y en cierto nivel quería que fuera hiriente. Después, sentí culpable porque pude ver que había lastimado a mi amigo. Más dolorosamente, también sentí vergonzoso que yo era el tipo de persona que se comportaría de esa manera. La culpa surge de infligir dolor a otra persona; Estaba avergonzado de mi mismo.

Le puede interesar:  15 consejos para manejar el estrés y vivir una vida feliz

Como dije antes, en el habla cotidiana la gente tiende a usar estas palabras de manera más o menos intercambiable; como terapeuta, la distinción que intento aclarar es importante y útil. Muchas personas paralizadas por la vergüenza tienen muy poca capacidad para sentirse culpables, por ejemplo.

Para sentirse culpable por el daño que puede haberle hecho a otra persona, primero debe reconocerla como una persona separada. Entonces, una persona que lucha con separación y fusión Es posible que los problemas no se sientan culpables incluso si usó esa palabra para describir un sentimiento.

Muchas personas que muestran un comportamiento narcisista a menudo sufren profundos sentimientos de vergüenza, pero se preocupan poco por los demás; no tienden a sentirse realmente culpables. La falta de empatía que se encuentra en el trastorno narcisista de la personalidad hace que la culpa real sea poco probable, ya que la culpa depende de poder comprender lo que otra persona podría estar sintiendo.

Cuando la vergüenza es particularmente generalizada (lo que yo llamo vergüenza fundamental o fundamental), por lo general impide el desarrollo de sentimientos de preocupación y culpa genuinas; la sensación de estar dañado es tan poderosa y dolorosa que desplaza los sentimientos hacia cualquiera.

En tales casos, la idealización a menudo entra en juego: los otros son entonces considerados perfectos, los afortunados que tienen la vida ideal y desvergonzada que soñamos; un fuerte impulso puede ser el resultado (inconsciente). En estos casos, podríamos disfrutar lastimando a la persona que envidiamos en lugar de sentirnos culpables por ello. Discutí esta dinámica en detalle en mi artículo sobre Por qué amamos y odiamos a las celebridades.

Le puede interesar:  10 formas de superar su sentido del derecho

En otras palabras, la vergüenza profunda refleja un daño psicológico temprano que impide el crecimiento; la capacidad de sentirse culpable depende de este crecimiento psicológico y podría verse como un progreso emocional. Si el entorno inicial es “suficientemente bueno”, desarrollamos un sentido confiable de nosotros mismos que a su vez nos permite ver a los demás como separados y cuidarlos.

Si bien la experiencia de la culpa es dolorosa, nuestra capacidad para reconocer que nuestras propias acciones pueden haber lastimado a alguien, comprender el dolor de esa persona y sentir remordimiento por haberlo causado son todos signos de salud emocional.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest