9 razones por las que necesita un lema personal

¿Por qué es tan fácil olvidar nuestros elevados objetivos: hacer ejercicio para la salud, meditar para estar tranquilo o comer más sano? La distracción, la tentación y lidiar con los problemas inmediatos del día tienden a sacarnos de la cabeza lo que realmente nos gustaría recordar. Cuando esto te suceda, ¿qué puedes hacer?

Una respuesta: tenga un lema o mantra a mano, o mejor dicho, en mente, para conectarse con sus valores y objetivos más profundos. Como una inyección rápida de cafeína, una moneda puede sacarlo de su depresión mental y energizarlo. (En aras de la simplicidad, usaré el término “lema” para reemplazar la máxima, el proverbio, el adagio y el eslogan, aunque los matices del significado son ligeramente diferentes).

Me fascina el poder de una buena moneda. Por definición, es una declaración breve “utilizada para expresar un principio, objetivo o idea” o una declaración “adoptada como guía para su conducta”. Las ideas complicadas se pierden en el espacio; Las monedas simples pueden ayudarlo a recordar lo que es realmente importante en un instante. Es por eso que las naciones, las órdenes religiosas, los grupos de 12 pasos, las escuelas, los Boy Scouts y casi todas las organizaciones importantes tienen monedas.

Un lema suele ser más largo que un mantra, pero si repites un lema corto una y otra vez, puede servir como mantra, una palabra o frase repetida que puede tranquilizarte o motivarte.

Aquí hay nueve formas en las que una buena moneda puede ayudar:

1. Puede reemplazar el pensamiento destructivo con un diálogo interno saludable.

Si te dices a ti mismo: “Nunca lo haré”, reemplaza ese pensamiento con un lema como:

  • “No dejes que lo perfecto sea enemigo de lo bueno”.
  • “Lo he hecho antes y puedo volver a hacerlo”.
  • “Un viaje de mil kilómetros comienza con un paso”.
Le puede interesar:  ¿Porqué necesitamos diversidad en nuestra vida?

Si te dices a ti mismo: “Siempre debo cuidar de los demás antes que hacerlo”, tu lema podría ser “Ponte primero tu propia máscara de oxígeno”.

2. Una lema puede ayudarte a cambiar un hábito.

Un aspecto esencial de la voluntad es la capacidad de recuerda su objetivo a largo plazo. Un lema puede resumir sucintamente por qué desea cambiar un hábito y, por lo tanto, aumentar su fuerza de voluntad. Monedas como estas (y estas) pueden mantener encaminado el cambio de hábito deseado:

  • “La salud ante todo”.
  • “Haga ejercicio: manténgase más fuerte durante más tiempo”.
  • “Cuando queremos podemos.”
  • “El que tiene un por qué puede soportar cualquier cómo”.
  • “Haz lo correcto para hacer lo fácil”.
  • “Libre de humo: un yo sano”.

3. Un lema personal puede recordarle quién es y qué representa.

En un servicio conmemorativo, un hijo describió el lema personal de su madre como: “Sé amable. Di la verdad. Haz tu mejor esfuerzo”. No puedo pensar en palabras mejores, o más breves, para vivir. Y muchos de nosotros bien podemos adoptar el lema atribuido a Gandhi: “Sé el cambio que deseas ver en el mundo.

Decidí adoptar el lema “Take the Good” para recordarme a mí mismo que debo centrarme en la belleza que me rodea, los aspectos positivos de mi propia vida y aquello por lo que estoy agradecido. (Vi por primera vez este maravilloso lema en el libro de Rick Hanson, Sólo una cosa.)

¿Cuál es tu lema personal? Si no tiene uno, considere crear uno o adoptar uno que coincida con su misión en la vida. Después de todo, como dijo Aldous Huxley, “sólo hay un rincón del universo en el que puedes estar seguro de mejorar, y ese eres tú mismo”.

Le puede interesar:  Buscando en forma desesperada a la felicidad

4. Un lema puede refrescar su conciencia, recordarle sus valores e incluso enseñarle las fortalezas del carácter.

Recientemente pasé tres horas en la sala de espera de un hospital como conductor de un amigo que estaba siendo operado. La televisión estaba molestamente sintonizada y el guardia de seguridad se negó a cambiarla. Estuve tentado a darle una parte de mi mente, y no la mejor pieza. Pero de repente me vino esta frase: “No se trata de ti ahora mismo”. Caminé repitiendo la frase “No se trata de ti” una y otra vez. Este mantra me ayudó a reenfocarme en mi objetivo ese día.

Otras monedas que pueden recordarle sus valores:

  • “Lo que te odia, no se lo hagas a los demás”.
  • “En primer lugar.”
  • “Vivir y dejar vivir.”
  • “Piensa antes de hablar.”
  • “Justicia retrasada es justicia denegada”.
  • “Si el problema se puede resolver con dinero, eso no es tan importante”.
  • “El tiempo y la marea no esperan a nadie”. (Algunas cosas que no puedes controlar).

5. Un lema puede proporcionar una inspiración vigorizante.

Todos tenemos una musa diferente, pero aquí hay algunas frases universales de esperanza e inspiración.

  • “Podemos enfrentar muchas derrotas, pero no debemos ser derrotados”. (Maya Angelou)
  • “Sé tú mismo. Todo el mundo ya está ocupado”.
  • “Una persona puede hacer la diferencia.”
  • “Mantén tus ojos en el premio.”
  • “Cada día es una segunda oportunidad.”
  • “Mañana sera otro dia.”

6. Un lema puede calmar tu mente.

Hay algunas técnicas saludables para calmarse a sí mismo que cualquiera puede usar. En lugar de comer en exceso o beber demasiado, salga a caminar y ponga uno de estos lemas en su “burbuja de pensamiento”:

  • “Un día a la vez.”
  • “Mantenga la calma y continúe.”
  • “Esto también debería pasar”.
  • “Sólo eso.”
  • “Es fácil.”
  • “¿Cuál es su importancia?”

7. Una lema puede aumentar su productividad.

Los recordatorios como los lemas a continuación pueden ayudarlo a pensar y desempeñarse bien en una situación laboral:

  • “La falta de planificación de su parte no es una emergencia de mi parte”.
  • “Lento pero seguro, lo estamos logrando”.
  • “Sigue adelante.”
  • “No tenemos nada sin nada”.
  • “Si al principio no tiene éxito, intente, vuelva a intentarlo”.
  • “Tómate un descanso, respira”.
Le puede interesar:  11 formas de dejar de ser una persona egoísta

8. Un lema puede darle el aliento que le ayudará a perseverar.

En tiempos difíciles, mantén la cabeza en alto con un lema como este:

  • “Siempre hay un mañana.”
  • “Cada nube tiene una línea plateada”.
  • “No hay fallas, solo comentarios”.

9. Un lema añade diversión, diversión y humor a la vida.

Incluso las monedas frívolas, comerciales y políticamente incorrectas pueden traer algo de alegría:

  • “Cuanto más grandes son, más caen”.
  • “No hay tonto como un viejo tonto”.
  • “Klement’s … la salchicha que une a la gente”.

Haz los lemas más hermosos

Puede crear sus propias monedas o adaptar las existentes. No tiene que ser espiritual, solo un buen recordatorio de tu valor o propósito:

  1. Sea breve y fácil de recordar.
    Incluso puede ser una palabra: compasión. Calma. Escucha.
  2. Hazlo emocionalmente inteligente.
    Simplemente significa que golpeará la cuerda correcta dentro de ti.
  3. Aumente el poder de su lema con rima o aliteración.
    Si usa una rima, se pegará siempre. O, para ser científicos, las rimas estimulan el “flujo de procesamiento”.

Elija una moneda o dos para poner en su “burbuja de pensamiento” hoy. Repítelos a intervalos regulares y vea si lo motivan o lo calman. Si no es así, inténtelo, vuelva a intentarlo con diferentes monedas.

Por supuesto, también hay malas monedas. Hay lemas que hacen que la gente quiera ir a la guerra, consumir drogas, hacer negocios o negar sus propios intereses. Siempre tienes que estar atento a lo que pasa por tu cabeza. Y sí, muchos son clichés, pero eso no los hace menos ciertos.

¿Tienes un lema que te guste?, Por favor compártelo en los comentarios.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest