14 formas prácticas de ser una buena madre

Siendo una madre joven, uno de mis pasatiempos ahora es estudiar formas prácticas de cómo ser una madre eficaz. Ahora entiendo por qué muchas madres se ponen ansiosas con facilidad, bueno, solo queremos lo mejor para nuestros bebés, ¿verdad?

Para todas las mamás que quieran mejorar sus estrategias de crianza, permítanme compartir algunos consejos para ser una buena madre o incluso la mejor madre para sus preciosos hijos.

1. Sea prioritaria con su vida

Sí, como madres, siempre damos prioridad a la salud de nuestros hijos. Sin embargo, necesito pensar: si nos enfermamos y debilitamos, ¿Cómo podríamos cuidar a nuestros bebés? Por lo tanto, no importa cuánto protejamos la salud de nuestros hijos, no lo demos por sentado. Comamos bien, durmamos todo lo que podamos, hagamos actividad física y tomemos multivitamínicos, si es necesario.

2. Consultar a expertos para el adecuado cuidado de la salud de los niños

Es agradable estar rodeada de mamás experimentadas que son generosas al dar consejos para padres. Sin embargo, cuando se trata de los problemas de salud y seguridad de nuestros niños, es mejor consultar primero con los proveedores de atención médica antes de seguir sus consejos. Por ejemplo, si nuestro hijo se ha enfermado, debemos acudir inmediatamente a su pediatra en lugar de darle algún medicamento aconsejado por los padres en cuestión.

3. Dé tiempo a sus hijos

Como madre y trabajadora a tiempo completo, debemos recordar que nuestra principal responsabilidad ahora es criar a nuestros hijos para que se conviertan en buenos ciudadanos y alcancen su máximo potencial. Así que no importa lo ocupados que estemos, reservemos un tiempo para atender personalmente sus necesidades, conectarnos con ellos regularmente y estar presentes cuando nos necesiten.

Le puede interesar:  Cómo mantener una relación sana mientras trabajan juntos desde casa

4. Limite su exposición a los electrodomésticos

La mayoría de los niños de hoy están atrapados con teléfonos celulares, computadoras y otros elementos que pueden ser perjudiciales para su bienestar. Los expertos culpan a este fenómeno de ser uno de los culpables de la obesidad, la falta de habilidades sociales e incluso los problemas mentales, como la depresión, entre los niños de la generación Z.

No permitamos que esto les suceda a nuestros hijos al limitar sus dispositivos y la exposición a Internet. En cambio, los alentamos a que se reúnan con amigos, jueguen al aire libre y participen en actividades físicas.

5. Establezca las reglas de la casa y sea firme con ellas

Así como es importante ser sistemático en la gestión de cualquier organización, también necesitamos tener un sistema establecido. Esto nos ayudará a disciplinar a nuestros hijos y capacitarlos para que sean responsables. Por ejemplo, podríamos establecer una regla que prohíba ver televisión durante los días de la semana para que puedan concentrarse en sus estudios. Tener un toque de queda, especialmente para los menores, también es una buena idea.

6. Inculcar disciplina

En relación con el no. 4, es importante que hagamos que nuestros hijos comprendan la necesidad de la disciplina. Personalmente, creo que un poco de latigazo puede ayudar a los niños a ser más responsables. También debemos usar el acondicionamiento para entrenarlos, como darles una recompensa por obtener buenas calificaciones en la escuela o no permitirles jugar afuera a menos que ayuden a limpiar la casa.

7. Enséñeles a ser respetuosos

No queremos que nuestros hijos crezcan de forma descortés, como hablar sin rodeos con personas mayores que ellos o ni siquiera saludar a sus maestros. Los buenos modales empiezan en casa, por eso es nuestra responsabilidad enseñarles a ser educados y respetuosos. Les enseñamos a honrar a sus padres, ancianos y autoridades y a respetar las creencias y opiniones de los demás.

Le puede interesar:  Perro o gato, ¿Cuál es más inteligente?

8. No los presione para que logren algo

Sí, sería genial si nuestros niños siempre pasaran sus clases y llevaran medallas a casa. Sin embargo, no todos los niños tienen una tendencia académica. Si los presionamos para que obtengan puntajes perfectos todo el tiempo, pueden terminar odiando la escuela con baja autoestima como resultado de no cumplir con nuestras expectativas.

En lugar de usar presión, alentamos a nuestros hijos a amar el aprendizaje y valorar la excelencia. Explícales los beneficios de sacar buenas notas y participar en clase en lugar de asustarlos con castigos y reproches por no hacerlo bien.

9. Capacítelos para que sean responsables

Tan pronto como sea posible, capacitaremos a nuestros hijos para que sean responsables. Una forma de hacerlo es enseñándoles y asignándoles tareas domésticas. También debemos alentarlos a que tengan un hábito de estudio y presenten sus requisitos escolares a tiempo.

10. Permítales explorar

Si queremos que nuestros hijos crezcan de forma independiente, inteligente, creativa y creativa, entonces debemos dejarlos explorar su entorno. Déjelos jugar en el bosque, conocer gente nueva, tener trabajos de verano, unirse a los excursionistas y acampar.

Sí, puede haber angustias, fracasos, desilusiones e incluso peligros en el camino. Sin embargo, si no permitimos que se expongan a ellos, ¿cómo podrían estar preparados para la dura realidad de la vida? Lo mejor que podemos hacer es guiarlos y supervisarlos en estas aventuras.

11. Bríndeles formas de desarrollar su pasión

Para ayudar a nuestros niños a alcanzar su mayor potencial, debemos apoyar su pasión y talento. Podemos alentarlos a unirse a clubes o asistir a talleres para ayudarlos a mejorar sus habilidades. Dígales que está orgulloso de lo que pueden hacer.

Le puede interesar:  7 cosas que debes saber antes de tener una cita

12. Sea un modelo a seguir para ellos

Si queremos que nuestros hijos crezcan y se conviertan en personas bien educadas, responsables e íntegras, es mejor mostrarles cómo serlo. Esta es la parte más difícil de ser mamá. Nuestros hijos nos miran, por eso debemos comportarnos como nos gustaría que fueran. La mejor forma de enseñarles es a través de nuestro ejemplo.

13. Enséñeles a amar a Dios

No esperemos a que la iglesia les enseñe a nuestros hijos quién es Dios, por qué deben amarlo y seguirlo, y cómo orar. La mejor manera de desarrollar devoción y fe en Él es crecer en un entorno donde Dios es el centro. Es decir, como padres, nuestra misión es cultivar un hogar donde nuestros hijos aprendan a vivir una vida piadosa.

14. Ore por ellos con regularidad

No importa cuánto demos lo mejor de nosotros, nunca seremos madres perfectas. No podemos proteger ni proporcionar a nuestros hijos por el resto de nuestras vidas. Lo más poderoso que podemos hacer es orar por ellos todos los días. Dios puede hacer mucho más por nuestros hijos, incluso más allá de lo que podemos pedir.

Nuestro amor incondicional

Después de todo, supongo que lo que más necesitan nuestros hijos es nuestro amor. Siempre que sepan que son amados, se sentirán seguros, completos y seguros. En lugar de proporcionarles cosas materiales, nos esforzamos más por ser abiertos y expresivos con nuestros hijos sobre lo que significan para nosotros.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest